Diversidad e inclusión en las empresas, más allá de una tendencia, una necesidad.

12.04.2024

En un mundo laboral cada vez más interconectado y diverso, la importancia de enfocarse en la diversidad e inclusión se vuelve crucial para el éxito y la sostenibilidad de las empresas. Más allá de ser simplemente una moda, estas prácticas se han transformado o deberían transformarse en elementos estratégicos que busquen promover la equidad, e impulsar la innovación y la competitividad.

Abordar la diversidad no solo implica reconocer y respetar las diferencias, sino también aprovecharlas como fortalezas para construir equipos más creativos, productivos y sintonizados con las expectativas cambiantes de la sociedad.

Las compañías que impulsan la diversidad e inclusión no solo cultivan un entorno laboral equitativo, sino que también adquieren ventajas notables en cuanto a innovación, eficiencia y el bienestar general de sus empleados.

Lamentablemente, hoy en día hay sigue habiendo trabajadores LGTBIQ+ que sufren discriminación en el mercado laboral. Cerca del 44% de las personas LGTBIQ+ afirma haber experimentado discriminación en sus primeras etapas profesionales, según un estudio reciente. Solo el 30% está completamente abierto sobre su identidad u orientación sexual en el trabajo y, si no se abren, es por miedo a perder su trabajo, a sufrir acoso laboral o evitar rumores.

Además, la carencia de referentes visibles para ciertos grupos puede ser un desafío adicional, afectando especialmente a aquellos que buscan modelos a seguir para avanzar en sus carreras.

Desempleo de personas trans

Más de un 80% de las personas trans se encuentran en situación de desempleo, lo que supone más del doble de la tasa de desempleo del resto de las personas del colectivo LGTBIQ+. A esto, se suma que dos tercios de estas personas tienen miedo a reconocer su identidad de género en el trabajo.